Compartir

1991-I Cumbre Iberoamericana, Veracruz, México
“Construcción de un foro de encuentro para avanzar en un proceso político, económico y cultural común”.
Primer encuentro de países con una historia y cultura en común, para examinar en conjunto los retos que afrontan en un mundo de transformación, que facilite la unidad y el desarrollo común en base al diálogo, la cooperación y la solidaridad; reconociendo a la vez que la región se  asienta en la democracia, el respeto a los derechos humanos y en las libertades fundamentales

1992- II Cumbre Iberoamericana, Madrid, España. Creación de nuevos instrumentos operativos para permitir la cultura de cooperación. 
Se trataron temas sobre la concertación política, sobre economía, integración y cooperación, educación y modernización y sobre el desarrollo social y humano.

1993-III Cumbre Iberoamericana, Salvador de Bahía, Brasil. Un programa para el desarrollo, con énfasis en el desarrollo social. 
Destacaron las cuestiones de comercio, finanzas y tecnología, la deuda externa, la cooperación para el desarrollo sostenible, la promoción del desarrollo social y las cuestiones de población y corrientes migratorias. Se concluyó que para alcanzar el desarrollo social era necesario  eliminar la pobreza, el hambre y el analfabetismo.

1994- IV Cumbre Iberoamericana, Cartagena de Indias, Colombia. El comercio e integración como elementos del desarrollo iberoamericano. 
Para este encuentro se hizo especial énfasis en los temas económicos y su relación con el desarrollo con equidad. Se acordó promover políticas según los compromisos de la Ronda de Uruguay, brindar atención a los más necesitados y facilitar procesos formativos desde la infancia.

1995- V Cumbre Iberoamericana, San Carlos de Bariloche, Argentina. La  educación como factor de cohesión de la comunidad iberoamericana. 
El énfasis estuvo en la promoción y la consolidación de un desarrollo económico y social sostenible, desde el modelo educativo, entendido a su vez como un componente esencial de la estrategia de cooperación. Se dio vida a los principios rectores de las políticas iberoamericanas en materia educativa y se suscribió el Convenio para la Cooperación en el Marco de la Conferencia Iberoamericana.

1996-VI Cumbre Iberoamericana, Santiago de Chile y Viña del Mar, Chile. Desarrollo Político de Iberoamérica.  
Desde el análisis de la cooperación política iberoamericana, se buscaba un impulso a sociedades más participativas, democráticas y transparentes. Se debatieron otros temas de interés, como los derechos humanos, la lucha contra el tráfico ilícito de drogas y delitos conexos, el terrorismo, el desarme, y el apoyo a la renegociación de la deuda externa.

1997-VII Cumbre Iberoamericana, Isla Margarita, Venezuela. Los valores éticos de la democracia.
En el encuentro se ratificó la Declaración de Viña del Mar, que buscaba  promover participación política y social de los pueblos de toda la región, desde los valores de la democracia, la tolerancia; el pluralismo; el derecho a la libre expresión y al debate público; el respeto, la promoción y la protección de los derechos humanos; el  diálogo  y la transparencia en la gestión pública.

1998-VIII Cumbre Iberoamericana, Oporto, Portugal. La globalización y la integración regional iberoamericana.
Los gobiernos iberoamericanos deben procurar la justicia social, la elevación de los niveles de bienestar de las sociedades, la promoción de las políticas de apoyo a los sectores más vulnerables y el refuerzo de la cooperación internacional. Con el objetivo de volverla más ágil, se decidió analizar la creación de la Secretaría de Cooperación Iberoamericana (SECIB), cuya estructura y funcionamiento se sometería a consideración de los Responsables de Cooperación y Coordinadores Iberoamericanos en la IX Cumbre.

1999-IX Cumbre Iberoamericana, La Habana, Cuba. Iberoamérica y la situación financiera internacional en una economía globalizada.
La cumbre estuvo enfocada en la situación de los mercados financieros internacionales, la movilidad de los flujos de capital, volatilidad de flujos a corto plazo y su  disminución hacia los países en desarrollo. Se aprobó la creación de la Secretaría de Cooperación Iberoamericana (SECIB), con sede en Madrid, España, con el objetivo de brindar seguimiento permanente y facilitar la coordinación de la cooperación entre todos los miembros. 

2000-X Cumbre Iberoamericana, Ciudad de Panamá, Panamá. Unidos por la Niñez y la Adolescencia, Base de la Justicia y la Equidad en el Nuevo Milenio.  
Se suscribieron compromisos para el diseño y ejecución de políticas sociales enfocadas en la niñez y adolescencia. En ese sentido, se encomendó a SECIB la elaboración de una Agenda Iberoamericana para la Niñez y la Adolescencia, para aportar una posición común entre las naciones iberoamericanas. Conscientes de los retos que plantea la tecnología, se propuso la constitución de una comunidad virtual denominada CIBEROAMERICA.

2001-XI Cumbre Iberoamericana, Lima, Perú. Unidos para construir el mañana. 
Se reconoció que el foro había trabajado los últimos diez años bajo el diálogo y la cooperación multilateral, a partir de las divergencias existentes entre cada uno de ellos, por medio del intercambio de opiniones entre sus miembros. El uso de tecnologías web comienza a tomar protagonismo, al consolidarse como una medio ideal para difundir el conocimiento y facilitar el acceso a la globalización; fortaleciendo la democratización. 

2002- XII Cumbre Iberoamericana, Punta Cana, República Dominicana.  Un punto de inflexión.  
El encuentro permitió dar mayor importancia a los resultados obtenidos en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible celebrada en Johannesburgo en  2002, como una forma de avanzar en la consecución del desarrollo económico y social, y en la protección del medio ambiente, como pilares básicos del desarrollo sostenible. Al mismo tiempo, se hizo énfasis en las preocupaciones por el continuo deterioro de los recursos naturales y del medio ambiente a nivel global. 

A nivel de la Conferencia, se propuso brindarle una mayor institucionalización, elevando el rango de la SECIB para la creación de una Secretaria Permanente Iberoamericana. De igual forma, se discutió la posibilidad de flexibilizar el sistema de cooperación iberoamericana, para facilitar la apertura a nuevas áreas temáticas, a nuevas modalidades de cooperación, a diversos agentes públicos y privados, así como también la sinergia con otras iniciativas de cooperación internacional, por la vía del intercambio del conocimiento, experiencias y mejores prácticas. 

2003- XIII Cumbre Iberoamericana,  Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. La inclusión social, motor del desarrollo de la Comunidad Iberoamericana.  
El tópico principal de la Cumbre se enfocó en la lucha contra la pobreza como un objetivo básico para la consolidación de la democracia. Se reafirmó la voluntad de todos los países por reforzar las políticas y estrategias orientadas a luchar contra la pobreza y las causas que la originan, facilitando una mayor inclusión social, promoción de la equidad y la justicia social. 

2004-XIV Cumbre Iberoamericana, San José, Costa Rica. Educar para Progresar. 
El encuentro remarcó la necesidad de fortalecer el mecanismo de la Cumbre Iberoamericana, como foro de concertación política y de cooperación económica y social, a través del diálogo y la solidaridad. La región reconoció la importancia de invertir en educación, comprometiéndose a incrementar los esfuerzos para aumentar la inversión social y el financiamiento de la educación para garantizar una  educación de calidad, accesible, eficiente y socialmente equitativa; con un enfoque inclusivo hacia grupos vulnerables. Se aprobaron los estatutos de la Secretaría General Iberoamericana, que se creó mediante el convenio de Santa Cruz de la Sierra. 

2005-XV Cumbre Iberoamericana, Salamanca, España. Punto de partida de la Secretaría General Iberoamericana. 
Apertura de la Conferencia a Andorra, que participó como nuevo miembro. Comienzo del trabajo de la Secretaría General Iberoamericana, concebida como un órgano permanente de apoyo a la labor de la Conferencia Iberoamericana, especialmente en lo referente al fortalecimiento de la cooperación iberoamericana, cohesión interna y la proyección de la región iberoamericana, al resto del mundo.  La reunión también dio especial énfasis a las migraciones, fenómeno que implica movilidad de capital humano, elementos productivos; comprometiéndose los países a una adecuada coordinación de políticas comunes para la canalización de los flujos migratorios, junto con otras acciones públicas que promuevan el respeto a los derechos humanos, el valor de la diversidad y respeto a la dignidad humana. 

2006-XVI Cumbre Iberoamericana,  Montevideo, Uruguay. Migraciones y Desarrollo.  
Los países miembros de la Conferencia se comprometieron a brindar un tratamiento integral de las migraciones internacionales, a partir de los principios de respeto de los derechos humanos de los migrantes y la cooperación entre los países de origen y los de destino, acción que tiene su origen en lo discutido durante el Encuentro Iberoamericano sobre Migración y Desarrollo, organizado por la SEGIB, en cumplimiento del mandato surgido en la Cumbre de Salamanca.

2007- XVII Cumbre Iberoamericana, Santiago de Chile, Chile. Cohesión social y políticas sociales para alcanzar sociedades más inclusivas en Iberoamérica. 
Los Jefes de Estado y de Gobierno se comprometieron a asegurar un crecimiento económico perdurable que garantice el desarrollo humano sustentable, a partir de políticas y programas estatales. Estas deberían  aumentar la creación de trabajo decente y de calidad, que facilite el empleo formal. Resulta vital la cohesión social y la necesidad de alcanzar sociedades más inclusivas con pleno respeto a los derechos humanos, la protección social, erradicación de la pobreza, la desigualdad y el hambre, junto con el acceso universal a los servicios sociales y la calidad de las prestaciones públicas y privadas, especialmente en educación, salud, vivienda, seguridad y protección social, favoreciendo así el bienestar y la calidad de vida de los grupos más vulnerables, incorporando en todas las acciones la perspectiva de género.

2008- XVIII Cumbre Iberoamericana, San Salvador, El Salvador. Juventud y Desarrollo.  
Los Estados reconocieron la necesidad de mejorar la calidad de vida de la juventud iberoamericana, con el fin de lograr sociedades más inclusivas, justas y solidarias, que les permitan actuar en el pro del desarrollo en el contexto de la globalización. Para ello, se hace necesario trabajar en búsqueda del desarrollo pleno que garantice la erradicación de la pobreza, el acceso a la salud, a educación de calidad, al trabajo decente, a la seguridad alimentaria y nutricional, a modo de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.  

2009-XIX Cumbre Iberoamericana,  Estoril, Portugal. Innovación y Conocimiento. 
Se decidió priorizar la innovación, como parte de las estrategias nacionales de desarrollo por medio del diseño e implementación de políticas públicas dirigidas a los agentes de la innovación y del conocimiento, estimulando una cultura de innovación; mientras que por medio de la cooperación solidaria se espera aprovechar sinergias entre los países. El proyecto más ambicioso implicaba, encomendar a la SEGIB la promoción de un programa para investigación aplicada e innovación tecnológica, que tendría como objetivo contribuir a la apropiación social y económica del conocimiento.  

2010- XX Cumbre Iberoamericana, Mar del Plata, Argentina. Educación para la inclusión social.  
Los Jefes de Estado reconocieron que la educación es un bien público primordial, capaz de promover sociedades democráticas, solidarias y participativas. Por ello se comprometieron a promover el acceso universal a las tecnologías de la información y de la comunicación y a una educación informática de calidad tomando en consideración su correlación con la educación, la cultura, la salud, la inclusión social, el crecimiento económico y el desarrollo sostenible.

2011-XXI Cumbre Iberoamericana, Asunción, Paraguay. Transformación del Estado y Desarrollo.  
Considerando los distintos modelos de desarrollo implementado en los países de la región, los Estados se comprometieron a fortalecer la administración pública, para promover la gobernabilidad democrática con participación ciudadana y políticas públicas inclusivas y no discriminatorias. Al mismo tiempo, reconocieron la necesidad de fortalecer los órganos gubernamentales nacionales encargados de fortalecer la administración pública, de la profesionalización de la función pública o servicio civil y de la mejora de la gestión pública. Sobre el servicio público, es vital reforzarlo sobre la base de mecanismos y criterios de ingreso y promoción transparentes, justos e incluyentes, garantizando la igualdad de oportunidades, sin ningún tipo de discriminación. De igual forma señalaron la importancia de la rendición de cuentas abiertas al escrutinio público y a la retroalimentación ciudadana.

2012- XXII Cumbre Iberoamericana, Cádiz, España. Una relación renovada en el Bicentenario de la Constitución de Cádiz. 
Doscientos años después de la aprobación de la Constitución gaditana, la región iberoamericana fomentó procesos de consolidación de la democracia y del Estado de Derecho, para alcanzar el bienestar general, la inclusión y cohesión social, la equidad, la solidaridad. A partir de los vínculos culturales, lingüísticos e históricos entre la región, los países deben trabajar en pro de la erradicación del hambre y de la pobreza extrema, reducir la pobreza, fomentar la igualdad de oportunidades, disminuir la inseguridad, el aumento en la cobertura, la mejora de la calidad y el acceso equitativo a los servicios básicos y a la seguridad social, la creación de trabajo decente y de calidad, la igualdad de género y la protección de los derechos de los grupos más vulnerables. 

2013-XXIII Cumbre Iberoamericana,  Panamá, Panamá. El papel político, económico, social y cultural de la Comunidad Iberoamericana en el nuevo contexto mundial. 
Mantener un diálogo fluido acorde a la agenda internacional para mantener la paz en la región, al mismo tiempo de fortalecer el diálogo de la Comunidad Iberoamericana con otras instancias de integración o concertación política, intrarregional o subregional.  En materia de cooperación internacional, los Estados se comprometieron a trabajar a partir de prioridades, enfoques, herramientas y estrategias nacionales de desarrollo económico, social y ambiental destinadas a promover un desarrollo sostenible, un crecimiento económico firme y equilibrado; articulando esfuerzos alrededor de políticas públicas nacionales, que consoliden los avances logrados en la Cooperación Sur–Sur y la cooperación triangular.

2014-XXIV Cumbre Iberoamericana, Veracruz, Panamá. Educación, innovación y cultura en un mundo en transformación.
El encuentro patentizó el compromiso de los Estados para fortalecer  la Conferencia Iberoamericana y de ese modo concluir el proceso de renovación iniciado en la Cumbre de Cádiz de 2012. El trabajo se enfocó en consolidar la cooperación iberoamericana como modelo de cooperación horizontal, equitativo y solidario que refleje las nuevas realidades de nuestra Comunidad y contribuya a mejorar la calidad de vida de nuestras poblaciones.  Se mandató a la SEGIB para consolidar el Espacio Iberoamericano del Conocimiento, el Espacio Cultural Iberoamericano y el Espacio Iberoamericano de la Cohesión Social, a fin de continuar impulsando la cooperación solidaria y la articulación de políticas públicas para el beneficio de todos los países de la Comunidad Iberoamericana. En materia educativa se encomendó a la SEGIB y a la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) promover una "Alianza para la Movilidad Académica", que permita impulsar la movilidad de estudiantes, profesores e investigadores. 

2016-XXVI Cumbre Iberoamericana, Cartagena de Indias, Colombia. Juventud, emprendimiento y educación.  
Celebrando el 25° aniversario de la Conferencia Iberoamericana, integrada en su momento a partir de afinidades históricas y culturales que conectan a toda la región, los países se enfocaron en la juventud, el emprendimiento y la educación, por ser los tres más grandes desafíos y oportunidades para el futuro de la región. Derivado de ello, los esfuerzos se plasmaron en el  Pacto Iberoamericano de Juventud, como un acuerdo político-institucional que permitirá conformar una alianza entre diversos sectores y actores con el fin de mejorar la articulación intersectorial e intergubernamental, orientar la inversión y garantizar el desarrollo integral y la protección de los derechos de las personas jóvenes. Al mismo tiempo de remarcar la importancia de la educación para adquirir competencias que faciliten el desarrollo personal y profesional.